Menu

Entrevista a Jreco Rodríguez, creador textil en Chiloé

20 de julio de 2022 | Noticias

La plataforma de Economía Creativa te presenta una nueva entrevista a los emprendedores de todo Chile reunidos en el catálogo de emprendimientos creativos. Puedes revisar el mapa de nuestro país para conocer los emprendimientos de cada territorio, los cuales están divididos en macrozonas. En el norte: Arica, Tarapacá, Antofagasta y Atacama; centro: Coquimbo, Valparaíso, O’Higgins, Metropolitana; sur: Maule, Biobío, Araucanía, Los Ríos, Ñuble y austral: Los Lagos, Aysén y Magallanes. 

Hoy te presentamos la entrevista a Jreco Rodríguez, quien lidera Quelgo, Centro de Creación Textil. Este es un espacio en Chonchi, en Isla Grande de Chiloé para el estudio y enseñanza de técnicas de creación relacionadas a la lana, como una materia prima local de importancia para el desarrollo de la cultura insular.

Se encuentra ubicado en el sector rural de Terao, en un entorno natural cercano a criadores de oveja. Hasta el momento, se realizan talleres en el archipiélago, obras de autor y se espera que en el futuro se amplíe a residencias de personas que deseen experimentar y crear a partir de este material local. Puedes revisar su descripción y video en nuestro emprendimientos creativos en este link.  

Jreco Rodríguez Saldaña (1982) emigra a los 16 años junto a su familia a la Isla Grande de Chiloé, en la Región de Los Lagos. Es en ese lugar donde comienza a desarrollar su interés por las materias primas que entrega el entorno natural y la identidad local. La mitología, el proceso de la lana de oveja y los tintes vegetales, van poco a poco tomando forma en una diversidad de obras, incorporándose y mezclándose en el proceso de creación de pinturas, escritos y esculturas. 

Puedes visitar su web en este enlace.

¿Cómo nace este emprendimiento creativo?

Nace a partir de la investigación de la cultura de Chiloé, relacionada a la mitología y su valor estético en el modo de vida y el pensamiento mágico que aún perduran en el imaginario local. Además de la exploración en la materia prima local lanar y la tradición textil local en sus procesos creativos que tienen como soporte el telar de Quelgo y sus procesos ancestrales de tratamiento del vellón de oveja y los teñidos naturales.

¿Por qué su labor es necesaria hoy en su región? 

Porque mi trabajo como creador está ligado a la matriz cultural de Chiloé, pues se inspira en elementos culturales como la mitología, algunos saberes populares, simbología williche, y el estudio de textos e investigaciones de otros autores sobre el territorio. Por otra parte las ideas artísticas son traducidas por materias primas locales siendo la principal la lana de oveja, material que es reconocido por los habitantes del archipiélago y al alcance de cualquiera de ellos, por lo que se enraíza en los procesos textiles heredados por generaciones, así mismo por medio de la visión creativa se abre un nuevo horizonte de posibilidades y puesta en valor de la materia prima local.

¿Cuál ha sido tu ruta creativa? 

Conocí el arte de la pintura en mis años de Liceo, cuando llegué a vivir a Chiloé me encontré con las lanas de oveja en los mercados de artesanía en Castro y Dalcahue, gracias a mi Tía Evelyn con quien vivía en ese tiempo, aprendí a tejer en crochet pero mi inquietud me llevó más allá. Realicé una investigación de años sobre la tradición textil de Chiloé, que culminó en la publicación de mi libro “Quelgo, el telar de Chiloé. Manual de técnicas tradicionales”. En ese proceso conocí artesanas y personas ligadas al arte textil. Llevo alrededor de 15 años explorando, investigando y creando con lana de oveja, lo que me ha llevado aL proyecto “Museo Mitológico Chilote”, el cual pone en valor el mito, la materia prima y la innovación en formas y procesos creativos, proyecto patrocinado por Fondart.

¿Qué consejos le daría a los emprendedores creativos que empiezan sus proyectos? 

En lo personal, pienso que para llevar un proceso creativo, el primer paso es investigar, estudiar el área en la que uno se siente bien, realizado, incluso feliz. Siempre existe bibliografía, pues alguien ya estuvo ahí o pensó en ello antes que nosotros. Luego, con un cúmulo de saberes viene la parte divertida que es explorar, experimentar y observar lo que sucede en este paso con la mente y el corazón abiertos. Aquí es donde debemos estar abiertos a lo nuevo, guardar las ideas preconcebidas y tomar lo que nos sorprende de este proceso. Posteriormente volver a esas ideas y pensamientos guardados; hacernos preguntas siempre para darle sentido al proceso creativo. Más allá de lo bello o lo sublime es crear una belleza nueva, como menciona el escritor Edgar Allan Poe. Finalmente comprender que hay ideas fáciles de realizar y otras difíciles y con ello ya puedes hacer tu presupuesto y metodología para su desarrollo y concreción.