Menu

Entrevista a Javier Party: “Queremos que Chile sea reconocido afuera por su música”

27 de mayo de 2022 | Experiencias, Noticias

La plataforma de Economía Creativa entrevistó a Javier Party, compositor, investigador y gestor cultural. Quien estudió composición en el instituto de música de la Universidad Católica de Chile y en la Hochschule für Musik de Saarland, Alemania. Está radicado en Viena, Austria y se dedica a la investigación en el área de la epistemología del arte y desde entonces se ha desempeñado como ponente en instituciones académicas en diversos países. 

Desde el 2015 Javier dedica gran parte de su tiempo a la Sociedad Internacional por la Música Chilena (SIMUC), la diplomacia cultural y la mediación de la música docta a nivel internacional. SIMUC, es una organización internacional sin fines de lucro con sede en Viena, Austria. Su objetivo es promover la música, músicos y musicólogos chilenos en el ámbito de la música docta a nivel internacional. Desde su creación en 2015 se ha convertido rápidamente en una plataforma de difusión de la música chilena y en una estructura institucional de apoyo para los músicos chilenos en el mundo, siendo de esta manera un ejemplo de gestión y diplomacia cultural. 

Para lograr sus objetivos realizan conciertos de música chilena, con una mayoría de músicos chilenos, podcasts, publicaciones diversas, convocatorias y comisiones, prensa, bases de datos, sesiones informativas, investigación, distribución de discos, producciones fonográficas y audiovisuales, etc. Antes de la pandemia llevábamos un ritmo de ocho conciertos por año, siempre en diferentes países.

Hoy el equipo ejecutivo de la SIMUC está conformado por seis personas radicadas en diferentes países, quienes trabajan ad honorem. Los fundadores son el compositor Javier Party (presidente) y el chelista Daygoro Serón (vicepresidente). Las puertas de la organización siempre están abiertas para colaborar, tanto para la comunidad de músicos chilenos como para otras organizaciones.

¿Cómo se recompuso la promoción de la música, músicos y musicólogos chilenos en el ámbito de la música docta a nivel internacional después de la pandemia?

Durante la pandemia, todos recurrimos a plataformas virtuales, tanto para hacer conciertos online, como para clases y otras actividades. Al igual que en el ámbito de las reuniones de trabajo, el espacio online ha llegado para quedarse entre los músicos. Es así como, a pesar de que en muchos países la pandemia pareciera haber quedado atrás, la comunidad de músicos sigue realizando muchas actividades virtuales, además de las presenciales de costumbre. En la SIMUC, durante la pandemia, creamos la sección de Sesiones SIMUC, en las cuales abordamos temas de interés para el rubro, junto a destacados exponentes de la escena. Es así como realizamos las sesiones “La Editorial Nacional y el Panorama de la Edición de Partituras en Chile”, “Lectura de Obras para Viola con el destacado violinista Pablo Salinas” y “Estudiar Música en Austria y Alemania: Tres músicos comparten su experiencia”. La escena musical docta internacional se vio afectada por la pandemia como pocas otras áreas laborales. Al ritmo propio de cada país, la comunidad de músicos chilenos profesionales residentes en el extranjero han podido retornar a cierta regularidad en sus trabajos. Nosotros estamos retomando también nuestra gestión de conciertos presenciales y ya tenemos agendados algunos para este año.

¿Cuál es la motivación de SIMUC y por qué es relevante hoy?

Nuestro objetivo es la promoción internacional de la música chilena, los músicos y musicólogos chilenos en el ámbito de la música docta. Trabajamos para establecer una plataforma de difusión para la música chilena y una estructura institucional de colaboración y apoyo para músicos y musicólogos alrededor del mundo. Por una parte, la calidad de los músicos nacionales de por sí nos motiva a generar instancias para su desarrollo, pero también la realidad del campo laboral nacional, que es muy reducido. La cultura, y en este caso la música, es protagonista en el proceso de globalización. Chile necesita salir al mundo para fortalecer el desarrollo y la realización de nuestros músicos, permitiéndoles acceder a audiencias más amplias. La labor de la SIMUC va en esta línea y es muy relevante tanto para las carreras de compositores e intérpretes, como para la imagen del país en el mundo. Queremos que Chile sea reconocido afuera por su música.

¿Por qué La SIMUC funciona en base a membresías?

La membresía SIMUC es en primera instancia una manera de hacerse parte de la iniciativa y apoyar la causa. También legitima nuestra labor y nos permite tener mayor representatividad. Se trata de un requisito solidario irrenunciable para participar en nuestras actividades, presentar propuestas de proyectos, recibir nuestro apoyo para postulaciones, etc. Cualquier persona puede ser miembro y el proceso de incorporación es muy sencillo. La membresía no implica obligación alguna, ni es necesario ser músico, puedes ser miembro benefactor y ayudarnos así a realizar más y mejores proyectos. La membresía tiene un valor de 30 euros al año ($26.536 pesos chilenos aproximadamente). También contamos con membresías institucionales, pasivas y activas.

¿Cómo se encuentra Chile en relación a la música docta a nivel internacional?

Chile tiene músicos doctos de nivel internacional y en algunas áreas incluso excepcionalmente buenos. Donde nuestro país todavía tiene mucho camino por recorrer es en el área del apoyo estructural e institucional del campo laboral de la música docta. Tenemos que generar las condiciones para que el talento nacional pueda despegar. Esto comienza por una convicción sociopolítica y por aprender, como sociedad, a entender el valor del trabajo artístico. La SIMUC hace su aporte desde 2016 a la diplomacia cultural y exportación de la escena nacional para avanzar en esta materia, pero lo que hace falta urgentemente son dos cosas: presupuesto y políticas culturales con visión y entendimiento del funcionamiento específico del rubro. Nosotros estamos disponibles para colaborar con el gobierno y con otras instituciones.

Actualmente están trabajando en una producción audiovisual junto al cuarteto de guitarras eléctricas de la quinta región, Quarto Ensamble. ¿Cómo es su trabajo con las regiones en Chile?

La producción audiovisual junto a Quarto Ensamble ha sido todo un éxito y será publicada dentro de los próximos días. Este proyecto surgió como una alternativa de promoción ante la dificultad para realizar conciertos presenciales. La SIMUC, al ser una institución con sede en Viena y contar con un equipo ejecutivo distribuido en distintos países, está igualmente lejos de Santiago como de las regiones y las inequidades intrínsecas de la provincia no son tan relevantes. Esto permite ver con mayor claridad la escena nacional y sus exponentes, que están bastante distribuidos a lo largo del país. Además, nuestros miembros, nuestra base de datos y nuestras actividades corroboran este fenómeno.

¿Qué planes tienen para el 2022?

Acabamos de realizar tres convocatorias importantes: una conjunta con el Teatro del Lago para encargar una obra a un compositor chileno que se estrenará en el teatro en Frutillar y en el extranjero en un concierto SIMUC; otra con el Dúo Sereno, de la Región de Coquimbo, para incluir una obra en su nueva producción fonográfica y un llamado, en colaboración con el MINCAP y la DIRAC, a CDs financiados por el Fondo de la Música para ser distribuidos internacionalmente por la SIMUC. Tenemos tres conciertos planeados para el segundo semestre en Europa, estamos trabajando en fortalecer nuestra área de prensa, publicaremos una nueva sección en nuestra base de datos, realizaremos el segundo Congreso Internacional de Musicología SIMUC, y muchas cosas más.