Menu

Gabriel Zamora, director creativo de Pasarela Metropolitana: “El mayor aprendizaje que me queda de mis estudiantes es que colaborar es confiar”

28 de mayo de 2021 | Experiencias

El pasado 5 de mayo, se estrenó Pasarela Metropolitana, un documental que da cuenta de la interconexión entre moda, danza, fotografía, diseño y música, contado por profesionales y estudiantes de estos sectores de las economías creativas. En Plataforma de Economía Creativa conversamos con su director creativo, Gabriel Zamora.

Gabriel Zamora, director creativo Pasarela Metropolitana
(fotografía: archivo personal Gabriel Zamora)

Gabriel Zamora es el director creativo de Pasarela Metropolitana, un proyecto audiovisual definido como un “documental fashion film”. El documental, que interconecta distintas disciplinas de la economía creativa –moda, danza, fotografía, diseño y música– fue estrenado el pasado 5 de mayo y muestra los mejores trabajos de moda y diseño desarrollados durante el 2019 y 2020 por estudiantes de la Escuela de Diseño de la carrera Diseño de Vestuario de Duoc UC (ver nuestra nota sobre el proyecto aquí).

Zamora es diseñador y trabaja hace veinte años en la industria de la moda, espacio en el cual se desenvuelve desde diferentes roles. Fue once años diseñador, y seis se dedicó a la compra internacional, y también trabajó para una marca Norteamericana. Junto a otros diseñadores el 2012 fundaron y formalizaron la asociación gremial Moda Chile, de la que es director y asesor de comunicaciones. Es emprendedor de varias marcas, docente de diferentes instituciones y actualmente es profesor titular en Duoc UC, Sede San Carlos de Apoquindo, donde es además dirige  Pasarela Metropolitana.

¿Cómo nace la idea de crear Pasarela Metropolitana? ¿Por qué este evento es único en Chile? 

Pasarela Metropolitana es la nueva y renovada versión de Pasarela Dossier, que fue durante muchos años la muestra anual de los mejores trabajos desarrollados durante el año por los estudiantes de la carrera de Diseño de Vestuario de Duoc UC, Sede San Carlos de Apoquindo. Este cambio responde a dos factores fundamentales. Por una parte, las restricciones impuestas entre 2019 y 2020 por estallido social y pandemia, donde ya no fue opción hacer un desfile presencial como hubiese sido hasta antes de fin de 2019; luego, la necesidad imperante de poder comunicarnos con miras globales, en un lenguaje y formato que nos permita llegar más lejos, ojalá a todo el planeta, aprovechando las oportunidades que nos ofrece nuestra era digital 2019 y 2020, fueron escenarios muy adversos, que nos movilizaron a estudiar de forma remota para una carrera como diseño de vestuario, donde el “saber hacer” es fundamental. Por lo tanto, es también un reconocimiento a quienes sortearon con entusiasmo este desafío y lograron aprendizajes, procesos y resultados sobresalientes. Demostrando así que este espacio-aula virtual nos sigue conectando a través del poder de la creatividad, diversidad y esperanza. Por último, Pasarela Metropolitana es también una plataforma y oportunidad para, desde el mundo académico –y con el apoyo de privados– colaborar con la industria de la moda nacional, entendiendo en ello la importancia de que este medio se fortalezca cada vez más, ya que es el lugar futuro en la que se insertaran nuestras actuales generaciones de estudiantes. Es por eso que hemos trabajando en alianza con Moda Chile, asociación gremial de productores de vestuario y artículos de moda de Chile, para extender esta plataforma como un espacio de homenaje y exhibición del trabajo de nuestros diseñadores chilenos consagrados y emergentes. Este evento es único, porque hemos logrado unir en colaboración al mundo académico y profesional del diseño de moda nacional, en el que nos planteamos como un espacio de convergencia de múltiples disciplinas que se potencian y elevan, que son parte de un mismo medio cultural y artístico y, como observamos en todo el mundo hoy, deben apoyarse y potenciarse, sobre todo en tiempos de crisis en los que nuestras sensibles industrias han sufrido particularmente. El arte, la danza, la música, toda expresión colectiva, y especialmente las artes escénicas, enfrentan una detención dramática que debemos visibilizar y apoyar con toda nuestra fuerza.   

¿Cómo ha cambiado la industria de la moda en Chile en los últimos diez años? 

La industria de la moda en Chile no ha cambiado demasiado en los últimos diez años o quizás no ha evolucionado como me lo hubiese esperado. El modelo imperante sigue siendo el mismo, el de los grandes operadores de retail como hipermercados y grandes tiendas, canales en los que aún no vemos integrada la oferta nacional, específicamente del mundo del diseño de autor, que es finalmente el sector que imprime el mayor valor artístico y cultural a la industria local. Si bien Chile ha evolucionado en algunos aspectos destacables, como la evolución de su consumidor, aún estamos muy atrás en la región y a nivel mundial. Lo que más lamento es que no tiene que ver con los “talentos”, sino con un medio que aún está lejos de favorecer la economía circular, la producción local, la sustentabilidad y otros temas que son prioritarios en la agenda mundial, asunto que me hace pensar que por más que evolucione la “cara” de la moda nacional, producto del esfuerzo de emprendedores y pymes, quienes cada vez desarrollan de manera más profesional sus oficios, mientras sigamos pensando en la rentabilidad como el único factor del éxito, seguiremos siendo los fashion victims de Latinoamérica, siendo quienes más consumimos de la región y quienes menos producimos de manera local: implícito el gran impacto medioambiental, la no generación de empleos para la industria, entre muchos otros factores, que en realidad son oportunidades desde las que debemos seguir mejorando. 

¿Cómo ves el futuro del sector en nuestro país?

Con optimismo en la medida que tomemos acciones concretas para mejorar no solamente el sector, sino que las vidas de quienes estamos en el sector. Me gusta pensar en un futuro en el que actuamos con miras de colaboración, donde el grande le extiende una mano al pequeño, aún cuando pierda “margen”, donde la calidad y la excelencia también sean un valor tan importante como la rentabilidad. Un Chile del futuro donde entendemos que todos y todas avanzamos juntos y juntas, que no es mejor un país donde solo algunos o algunas lo logran, sino que ojalá seamos un país lleno de marcas y casos de éxito, con proyección internacional, donde seamos felices en nuestro trabajo, que podamos dedicarnos a nuestros oficios y pasiones, elegir con libertad y no por miedo, cual es nuestro camino. Creo que es momento de apostar por lo nacional, buscar la excelencia local, en mi ideal revertir en el futuro el modelo, en el que nos convertimos en una gran fuerza productora y exportadora. Esta apuesta es una apuesta mancomunada, en la que Estado, privados, el consumidor, todos y todas debemos educarnos en nuevas maneras, con nuevas visiones de futuro, más modernas y competitivas para este y todos los sectores, de otra manera las cosas seguirán muy parecidas también en los próximos diez años.

¿De qué manera ha afectado la pandemia en la moda y diseño?

La pandemia ha afectado de manera drástica no solo a la moda y el diseño, sino que a todas las artes y sectores con los que nos relacionamos. Somos una industria especialmente sensible, pequeña y frágil, que gira alrededor del factoría y su relación con el consumidor, que ha sido abruptamente interrumpida por este escenario. Desde los diseñadores, hasta los productores, modelos, fotógrafos, directores artísticos, confeccionistas y todos los actores que vivimos de esta industria, hemos visto con tristeza cómo incluso ha habido quienes han tenido que dejar la moda por necesidad. Por su parte, la interrupción del abastecimiento de las materias primas y procesos productivos, sumado al abandono de la presencialidad para una industria que depende en muchos sentidos de ella, de poder sentir los materiales, probar el calce de una prenda o asombrarse con la exhibición de un vitrina, han hecho que quienes han sobrevivido a esta pandemia se conviertan en verdaderos héroes del sector. La crisis también ha traído aspectos positivos, como la digitalización forzosa pero necesaria, donde hemos visto como también ha habido quienes han aprovechado para evolucionar sus propios modelos de negocios, integrando nuevos canales y plataformas a su quehacer. 

¿Qué aprendiste de los y las estudiantes  en Pasarela Metropolitana? ¿Cuál fue el mensaje que te impactó o emocionó?

Pasarela Metropolitana ha sido un gran aprendizaje en muchos sentidos. Nunca antes todo había sido tan complejo de llevar a cabo en una producción: desde poder definir una fecha, hasta poder realizar este documental siguiendo las más estrictas medidas de seguridad. El mayor aprendizaje que me queda de mis estudiantes, es que colaborar es confiar, es comprometerse desde la confianza. Todo hubiese indicado que no lo lograríamos, sin embargo ellos confiaron. Confiaron en sus conocimientos, en sus profesores, en una institución que los apoyó a seguir adelante, a través del estallido social, y en pandemia. Confiaron en las personas y el amor por lo que hacemos. Me emociona la juventud, su ímpetu, su energía, sus ganas de soñar y la convicción que podemos encontrar en ellos. Me emociona que todos y todas ellas sabiendo que estudian una carrera menos rentable que muchas, lo hacen con cariño y convicción. El diseño es pasión e inspiración, y eso lo he sentido más que nunca antes en esta experiencia. 

Pasarela Metropolitana lo defines como un “documental fashion film”, donde se reúne un trabajo interdisciplinar entre moda, danza, fotografía, diseño y música único en el país, ¿con qué referentes internacionales se inspiraron para crearlo?

En Pasarela Metropolitana hemos convergido el fotógrafo Matías Montenegro, la compañía de arte y diseño The Love Company, con un elenco excepcional, Moda Chile, Duoc UC, sus estudiantes, profesores y directivos, músicos, realizadores audiovisuales, maquilladores y estilistas, entre muchos otros profesionales y expertos del sector. Soy profesor desde el año 2018 y hasta ahora es la primera vez que veo en Chile una experiencia de este tipo, en la que queremos seguir sumando a muchos colaboradores en el futuro. En este proceso hemos tenido que mirar más hacia adentro que hacia afuera, actuando desde la realidad y la factibilidad. Esta obra es fruto de la inspiración del mismo material de nuestros estudiantes y diseñadores, sumados a la visión de este equipo creativo que formamos con Matías Montenegro, director de fotografía y Nicolás González, director artístico de Pasarela Metropolitana y de The Love Company, también soy el director creativo. Si puedo citar un referente en el que nos gustaría convertirnos en el tiempo es el Ballet de Marsella,  compañía que lleva la danza en el corazón de su trabajo y en torno a ella desarrolla piezas coreográficas, películas, y toda clase de obras en las que se entrelazan estas y otras disciplinas.

¿Cómo fue crear este evento virtual en pandemia? y ¿cuál es el proyecto a futuro de Pasarela Metropolitana?

Crear Pasarela Metropolitana en medio de esta pandemia desde un inicio parecía una locura, pero siempre tuve la convicción de que seríamos capaces de lograrlo, sabíamos que sería más complejo que todo lo que habíamos hecho antes, pero también una oportunidad de probarnos como equipo que podemos esto y mucho más. Nos sentimos muy orgullosos como equipo de haber resistido e intentarlo hasta el final aún en los escenarios más complejos (perdimos la locación un día antes, que era Palacio Eguiguren, Sede Alonso de Ovalle, por medidas de cuarentena). Esperamos que Pasarela Metropolitana siga creciendo y se mantenga en el tiempo como una plataforma de comunicación desde Chile para el mundo, del tremendo trabajo y talento que existe en nuestro país, esos talentos en formación, los emergentes y los consagrados, ojalá sumando cada vez más disciplinas para crear un evento que marque nuestro pulso en el calendario de moda mundial. Queremos seguir apoyando desde Pasarela Metropolitana al mundo del diseño de autor, ofreciendo este espacio de comunidad en torno al diseño y la moda. Estoy seguro de que se convertirá en un referente local y por qué no, internacional. 

¿Crees que este es un oficio difícil en Chile? ¿de qué manera se puede visibilizar más? ¿de qué manera ayuda, por ejemplo, la asociación gremial Moda Chile en la que estás a cargo? 

Sin duda el oficio no es el más fácil en Chile, todavía hay mucho que avanzar para que lo sea. Para visibilizar más el diseño chileno debemos seguir haciendo cada vez mejor nuestros oficios, con una mirada competitiva en términos globales, creando una oferta exportable. El consumidor por su parte debe apoyar a la industria local, prefiriendo productos fabricados en Chile o con materias primas chilenas, apoyando a sus negocios locales y pymes, probando que el producto nacional puede ser incluso mejor, siempre dispuesto a darle una oportunidad a lo local. Por su parte, el Estado debe, cada vez más, apoyar a las industrias no tradicionales, apostar por las industrias creativas como está haciendo y buscar en ello nuevas oportunidades para los talentos y habilidades, para la investigación y desarrollo, para la inversión en tecnología: que nos ponga en ventaja en este y todos los sectores económicos, así como también debe seguir cuidando nuestra tierra, buscando un Chile futuro cada vez más sustentable y cuidadoso de las personas y su felicidad. 

¿Cómo ha resultado tu carrera de emprendedor con diferentes marcas? 

Como una gran aventura que me ha llevado muy lejos y que día a día me sigue sorprendiendo. He sido feliz viviendo mi carrera. Creo que he tomado las decisiones correctas para estar hoy aquí. Creo que ha sido un bello recorrido que aún recién comienza. Para mí, el éxito de mis marcas, ya sea las mías o en las que he sido un colaborador, se mide en la experiencia que cada una de ellas me entregó, y que en la medida que sigo avanzando, es cada vez es más claro esto porque he pasado por cada una de esas invisibles historias. 

¿De qué manera tu carrera docente inspira a los jóvenes? ¿Qué consejo les podrías transmitir? 

Espero que vean el amor que siento por lo que hago y eso los inspire a hacer sus carreras con respeto y cariño por su disciplina, sus pares y por ellos mismos. Amor y convicción, ese es mi consejo. 

Mira el documental Pasarela Metropolitana aquí: