Iniciar sesión Regístrate
Close

Ingreso

¿Quieres unirte a EC?

Regístrate
26 marzo 2021

Pabellón chileno destacado en la Bienal de Diseño de Londres

Este año la Bienal de Diseño de Londres invita a países, territorios y ciudades a reunirse globalmente desde el 1 al 27 de junio del 2021. Su directora artística Es Devlin’s creó un gran tema para desarrollar la obra de los más talentosos e imaginativos diseñadores y curadores: la resonancia. Esto se realizará con Pabellones y sets que estarán ubicados en locaciones históricas de Somerset House, uno de los grandes edificios históricos en Londres.

Esta semana, el pabellón chileno está destacado en la página web inicial de la Bienal con la obra “Tectonic Resonances” de curadores Marcos Chilet, Martin Tironi, Carola Ureta Marín y Pablo Hermansen.

La página web de la Bienal de Diseño de Londres destaca “Tectonic Resonances” entre sus sobresalientes, y comenta: “La instalación es sobre el sonido de las rocas ¿Sabías que los primeros instrumentos para crear sonidos y ritmos fueron pequeñas rocas? ¿Y que los eventos geológicos en Chile afectan a todo el globo? Chile es un país de rocas que resuenan, y para todo el equipo que está detrás de este Pabellón, éste es un punto de partida para el discurso descolonizador del diseño en el sur”.

Presentación Pabellón de Chile en Bienal de Londres 2021 en el Mes del Diseño 2020

La propuesta de Chile este año tiene el título “Tectonic Resonances” y posee varios significados. Como menciona y subraya la plataforma oficial de la bienal: “Hace 18.500 años atrás, la comunidad más antigua de la que tenemos evidencia en América organizó sus asentamientos al Sur de Chile, en lo que hoy conocemos como Monteverde. El Pabellón chileno busca explorar el concepto de resonancia a través de tecnologías líticas ancestrales, para pensar el diseño desde la perspectiva de un tiempo antiguo profundo y desde una escala geológica”.

La idea curatorial chilena, en palabras de su equipo, fue: “Excavaciones recientes han descubierto más de 600 objetos de piedra, destacándose la pisada fosilizada de un adolescente, correspondiente al vestigio humano más antiguo de América. Estas huellas destronan 70 años de hegemonía de la teoría de Clovis, la que sitúa en Norteamérica el origen del poblamiento del continente. Monteverde es evidencia de que los orígenes del Sur están en el Sur, e invita a reivindicar un diseño vernacular y descolonial. Desde las resonancias de Monteverde, proponemos una reflexión sobre los modos actuales de diseñar, generando conciencia sobre rol del diseño ante la devastación y colapso ecológico. Reimaginar las primeras huellas de humanos modificando su mundo permite poner en perspectiva la actual crisis antropogénica, reconectandonos con las formas ancestrales de pertenencia y relación con la Tierra”.

Lo que se verá finalmente en la muestra en junio es el resultado de este concepto, de esta reinterpretación, la web de la Bienal de Diseño de Londres recalca: “El equipo detrás del Pabellón chileno propone el ‘sonido de las piedras’ como una puerta para pensar nuestras formas de coexistencia con el Planeta, a partir de las primeras tecnologías líticas hasta nuestros días”.

A su vez, los diseñadores y curadores chilenos al presentar el proyecto comentaron:
“Queremos poner en escena una acción técnica esencial –golpear piedras– recontextualiza al diseñar en la era del antropoceno, pues se trata de un acto primigenio que funde técnica y lenguaje, naturaleza y cultura. Componer desde las tecnologías líticas, en una era de máxima exacerbación de lo digital, sugiere un gesto crítico que aboga por un diseño consciente del poder activo de las fuerzas no humanas, capaz de re-aprender desde la Pachamama”.

La puesta en escena será en el Somerset House, con siete monolitos sonoros de piedra o litófonos que vienen de siete centros de artesanía lítica, reconocidos por la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam). En cada uno de estos, como explican sus creadores: “artesanos esculpirán, músicos aportarán sonoridad y diseñadores trabajarán en el soporte físico, su modo de percusión y el registro audiovisual. Los visitantes, al poder tocar los litófonos, desplegarán un paisaje sonoro que pone en valor a los artesanos y diseñadores. Los litófonos harán resonar canteras, comunidades y tradiciones, interrogando el antropocentrísmo del diseño contemporáneo”.

A esto se suma que el piso de sala estará cubierto de piedras traídas de las siete canteras, y en el centro estará la pisada fosilizada del adolescente de Monteverde. El uso de los litófonos será publicado vía streaming para darle una difusión global.