Menu

Entrevista a Hernán Garfías: “Este libro ´Bauhaus: influencia en el diseño chileno´ pone en conocimiento de las audiencias la importancia que tiene el diseño en el desarrollo del país, su cultura, su memoria y su patrimonio”

17 de diciembre de 2021 | Noticias

El Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, junto con el Centro Cultural La Moneda y el Área de Diseño y Servicios Creativos del Mincap organizaron la muestra “Bauhaus: influencia en el diseño chileno” en el CCLM, para conmemorar los cien años de esta revolucionaria escuela alemana. 

La muestra del 2019 en el Centro Cultural La Moneda estuvo a cargo del curador Hernán Garfías, quien ha trabajado en diferentes medios de prensa, agencias de publicidad, áreas de diseño, además fue fundador de la Escuela de Arquitectura y la facultad de Arquitectura, Arte y Diseño de la Universidad Diego Portales y el primer diseñador en la historia de Chile que asume un cargo de decano de la misma facultad. Ha ganado innumerables premios y reconocimientos y en 2009 asume la dirección nacional de la Escuela de Diseño, Arte y Comunicación de Aiep de la Universidad Andrés Bello. 

En esta entrevista de la plataforma de Economía Creativa conversamos sobre la nueva publicación del libro “Bauhaus: influencia en el diseño chileno” que fue lanzado el 2021 y que contiene mucha información sobre la muestra en el Centro Cultural La Moneda y nuevos estudios. 

En el libro comentas: “Bauhaus significa Casa de la Construcción en el idioma alemán, pero no se refiere a cómo levantar una casa o un edificio con hormigón y fierro, sino a la idea de construir el ser moderno, la época moderna, el futuro”. En este sentido, ¿qué movimientos y escenas actuales representan hoy este espíritu de la Bauhaus?

El Estilo Internacional y el Racionalismo que nace y se expande en la Bauhaus de Gropius y Mies, se expande a todo el mundo, en especial a Europa, Estados Unidos y Latinoamérica. Y es una tendencia en la arquitectura y el diseño que sigue vigente, porque nunca correspondió a una moda de temporada, sino que fuera una idea y un concepto que trascendiera en el tiempo. En Chile vemos como en la arquitectura, el diseño y las artes visuales están presentes esas ideas en proyectos que se están haciendo ahora.

¿Ves que algún otro movimiento realice hoy lo que comentas en el libro: “La Bauhaus trabajaba con la industria, los municipios y el gobierno”? ¿de qué manera los sectores creativos pueden unirse y crear juntos?

Si, las escuelas de diseño y arquitectura trabajan en proyectos con la industria, los municipios y el Estado. En muchas ciudades de Europa, Asia y América existen los Centros de Diseño que coordinan ese trabajo entre gobiernos, empresas, universidades y politécnicos para dar soluciones globales a la comunidad. Grandes ejemplos son el Design Center de Londres, el BCD de Barcelona, Svenk Form de Estocolmo, Denmark Design Center de Copenhagen, la Triennale di Milano, Cooper Hewitt de Nueva York, por nombrar algunos. En Chile actualmente el Estado está al debe con aquello.

¿Por qué fue importante esta exposición que se realizó y la celebración de los 100 años de la Bauhaus?

Chile no podía quedar fuera de esta importante celebración. Porque le debemos mucho a la Bauhaus. Y qué mejor que demostrarlo con grandes ejemplos en nuestra historia, a través de grandes ejemplos de diseño de mobiliario, objetos, textiles, ediciones de libros y revistas, afiches, señaléticas, logotipos y diseño industrial.

¿De qué manera este libro aporta a la cultura nacional?

Pone en conocimiento de las audiencias la importancia que tiene el diseño en el desarrollo del país, su cultura, su memoria y su patrimonio. Porque debemos preservar ese patrimonio, que se está perdiendo y que forma parte del diario vivir de las personas. Es fundamental la creación del Museo del Diseño y la Arquitectura.

¿Cómo ha sido tu ruta, tu camino creativo desde la exposición hasta este libro? ¿cómo fue el proceso?

Al principio pensamos con el Ministerio y el Centro Cultural hacer una exposición más pequeña, en la Galería del Diseño del CCPLM. A medida que fui desarrollando la búsqueda e investigación del contenido de la muestra, comenzaron a aparecer innumerables piezas que fueron agrandando la exposición, lo que no permitía hacerla en el espacio original. Así se trasladó a una de las grandes salas del Centro, lo que permitió construir la exhibición más importante sobre diseño chileno en nuestra historia. Y de ahí la necesidad de imprimir el libro, que quedará como registro para las futuras generaciones.

Comentas en el libro “La identidad en Chile comenzó a llenarse de las influencias de la modernidad europea y norteamericana” ¿De qué manera esta influencia sigue siendo importante en nuestros días?

Desde la década de los treinta el siglo XX tuvo políticas gubernamentales que creó la Bauhaus, como las soluciones a la vivienda social, los hospitales, los establecimientos educacionales, los edificios de gobiernos regionales, los planes urbanos, transporte, puertos y aeropuertos. Y eso continuó en el siglo XXI. Y la identidad de las empresas funciona bien con una buena marca. Lo mismo sucede con los productos de consumo masivo, las comunicaciones, el Menos es Más de Mies sigue teniendo plena vigencia.

El impacto de la Bauhaus para las universidades y sus alumnos fue fundamental, según escribes en el libro: “Comenzaba la formación de los futuros diseñadores del país, lo que traería un gran cambio en el desarrollo del país, en la forma y en la función, en las comunicaciones, en la identidad corporativa que transformó la cara de Chile” ¿de qué manera este espíritu se mantiene o no en los alumnos y universidades?

Cuando fundé la Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño en la Universidad Diego Portales, la formación a través de los talleres, donde el maestro dejaba a los alumnos la libertad para crear bajo sus propios intereses fue fundamental para su éxito, desarrollo y prestigio. El profesor no tenía que imponer su estilo, sino que guiar a sus estudiantes para entregar su experiencia y conocimientos, en la creación de proyectos propios de las nuevas generaciones, que crearon su propio camino. Así vimos ejemplos en la exposición, con los trabajos de Rodrigo Bravo, Trinidad Justiniano, Werner Fett, Juan Pablo Fuentes y Paola Irazábal. Es lo que hago ahora con los estudiantes de AIEP en las carreras de Diseño Gráfico, Diseño de Espacios y Equipamiento, Diseño de Vestuario y Arte y Gestión Cultural.

¿De qué manera este movimiento puede aportar a la Economía Creativa en Chile?

En la medida que la Economía Creativa se asocie con la industria, los municipios y las escuelas seguirá viviendo el espíritu de la Bauhaus, Crear soluciones a los problemas sociales, ecológicos, económicos, productivos y culturales que la sociedad chilena requiere y demanda.